PRO-TF® Barra de Proteína

Las deliciosas PRO-TF® barras de proteína son satisfactorias, naturalmente saborizadas y endulzadas para ayudarte a lograr tus metas de transformación física. Lleva la mejor proteína en su clase contigo, proteína con patente en trámite y analizada en universidad. Además, cada barra de proteína de PRO-TF contiene 300 mg de 4Life Transfer Factor® Tri-Factor Formula ofreciéndo respaldo exclusivo al sistema inmunitario.

PRO-TF® Barra de Proteína

  • Respalda la quema de grasas
  • Ayuda a construir músculos
  • Reduce el apetito
  • Analizado en universidad
  • Patente en proceso

¿Qué contiene?

  • Contiene 12 gramos de proteína de alta calidad
  • Transformación corporal con proteína de alta calidad en vez de carbohidratos netos con una proporción 1:1
  • Sólo 190 calorías
  • Sólo 9 gramos de carbohidratos netos
  • 6 gramos de fibra dietética

Pro-TF®
Chocolate

Pro-TF®
Vainilla

Pro-TF®
Paquetes

Pro-TF®
Barra de proteína

¿Por qué proteína?

¿Sueñas con el día que te despertarás sintiéndote de maravilla? No sólo te sentirás sano y listo para vivir la vida, pero también estarás orgulloso del reflejo que ves en el espejo. ¡La proteína puede ayudarte a lograrlo! Transforma tu cuerpo con proteína de calidad que te ayudará a quemar grasas, ganar músculo, y lograr la salud óptima que necesitas para vivir una vida vibrante.

Hay una posibilidad de que ya estés consumiendo cierta proteína en tu dieta diaria, pero ¿estás consumiendo suficiente de la proteína correcta para ayudarte a lograr tus metas? Aprende cómo suplementar tu dieta con proteína de alta calidad como PRO-TF® para ayudarte a transformar tu vida y tu cuerpo.

Cinco razones por las que todos necesitan proteína:

La proteína respalda la quema de grasas en adultos sanos de todas las edades. Es una gran adición a cualquier programa sano de nutrición y ejercicio. La proteína puede no sólo ayudarte a lograr tu peso ideal, sino que también puede ayudarte a sentirte más lleno entre comidas y reducir el apetito de comida basura que puede distraer tus esfuerzos.

La proteína puede ayudar a mantener los músculos sanos en personas de todas las edades, incrementando el crecimiento del músculo y reduciendo la fatiga muscular. Una dieta más alta en proteína que en carbohidrato ha demostrado proporcionar excelentes beneficios reduciendo los efectos adversos asociados con la edad, como la pérdida de fuerza y músculo, los dos factores más relacionados con la calidad de vida en los años venideros.1 Esto hace de la proteína un suplemento esencial para adultos mayores que quieren envejecer sanamente.

Comprométete a un estilo de vida sano y activo. La proteína de suero puede ser una herramienta poderosa y efectiva para transformar tu cuerpo y tu salud. Ya sea que quieras respaldar niveles sanos de glucosa en la sangre y el apetito, mejorar el rendimiento deportivo y la recuperación, o solamente sentirte y verte mejor, la proteína puede ayudarte a lograr tus metas.

La proteína respalda la sana masa muscular y un sistema inmunitario sano. Debido a que los músculos liberan moléculas de señalización que se comunican con el cerebro, hígado, páncreas, huesos, tejido graso, y muchos otros órganos, mientras más sanos y activos estén tus músculos, más sano será tu sistema inmunitario.2

¿Has soñado con el día que estés realmente feliz con tu cuerpo? Que ese sentimiento no sólo dure por unas semanas mientras controlas estrictamente las calorías y vives en el gimnasio. Sin importar tus metas de transformación física ya sea para perder grasa corporal o ganar músculo, la proteína puede jugar un papel importante en ayudarte a lograr y mantener la composición corporal ideal. Incluso las personas que se consideran “muy delgadas” pueden añadir más músculo de calidad (combinado con una dieta sana y ejercicio) versus a aquellos que principalmente coman carbohidratos altos en glicémicos o grasa.3

1McLean RR et al. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2014;69(5):576–83.
2Pedersen BK & Febbraio MA. Nat Rev Endocrinol 2012;8(8):457–65.
3Helms ER et al. Int J Sport Nutr Exerc Metab 2014;24(2):127–38.